Información

La conexión entre el sueño y el crecimiento.

La conexión entre el sueño y el crecimiento.

Dormir lo suficiente es importante para un niño pequeño por muchas razones, desde restaurar la energía hasta construir conexiones cerebrales. Y la evidencia muestra que el sueño también estimula el crecimiento físico.

La ciencia del crecimiento

El crecimiento es un proceso complejo que requiere múltiples hormonas para iniciar diversos eventos biológicos en la sangre, órganos, músculos y huesos. Uno de los más importantes es la hormona del crecimiento (u "hormona del crecimiento humano"), que es secretada por la glándula pituitaria.

Varios factores afectan su producción, incluida la nutrición, el estrés y el ejercicio. En los niños pequeños, sin embargo, el sueño es el factor principal. La hormona del crecimiento se libera a lo largo del día, pero en los niños, el período de liberación más intenso es poco después del comienzo del sueño profundo.

¿Cuánto sueño necesitan los niños?

Cada niño es diferente, y algunos niños requieren un poco menos o más de sueño que sus compañeros. Pero, en general, los niños de 1 y 2 años necesitan de 11 a 14 horas de sueño (incluidas las siestas) y los de 3 a 5 años necesitan de 10 a 13 horas (incluidas las siestas) durante un período de 24 horas.

Sin un sueño adecuado, pueden producirse problemas de crecimiento, principalmente crecimiento lento o atrofiado. Los niños con ciertos problemas físicos del sueño, como la apnea obstructiva del sueño, también pueden haber interrumpido la producción de la hormona del crecimiento.

Dormir bien por la noche

La mayoría de los niños necesitan dormir más de lo que piensan sus padres.

Los signos de que es posible que su hijo no esté descansando lo suficiente incluyen irritabilidad o letargo durante el día, quedarse dormido en el automóvil y tener dificultades para despertarse. Si su hijo está hiperactivo a la hora de acostarse o cansado antes de irse a la cama, esa es otra pista de que su horario de sueño puede no ser lo suficientemente constante.

Para ayudar a su hijo a dormir lo suficiente:

  • Establezca un horario de sueño diario constante y cúmplalo.
  • Tenga una rutina regular a la hora de acostarse, lo que le indica al cuerpo de su hijo que es hora de relajarse. Esto podría incluir bañarlo, leer un cuento antes de dormir o cantar suavemente mientras lo arropa.
  • Asegúrese de que la habitación de su hijo esté oscura y silenciosa para que sea propicia para dormir. Mantenga la televisión, los videojuegos y otros dispositivos electrónicos fuera de su habitación.
  • No hagas bromas antes de acostarte porque esto es estimulante en lugar de calmante.
  • Mantenga su horario y rutina habitual para acostarse los fines de semana y las vacaciones. La variación ocasional no causará interrupciones a largo plazo, pero la hora de dormir errática puede provocar malos hábitos de sueño y falta de sueño.


Ver el vídeo: Arquitecto De Sueños- CRECIMIENTO PERSONAL- Claves para cuidar la relación de pareja (Noviembre 2021).